Abril

Descripción:

Abril es una suite para banda sinfónica en cuatro movimientos. Todo nació de un encargo, y el encargo inicial era un pasodoble… pero la idea del pasodoble se fue de las manos. De hecho, la idea del encargo era la misma que dio pie a Amaneceres de septiembre, y hemos comentado a menudo los progresos de cada uno. Pero Víctor necesitaba algo más, hay momentos en los que uno necesita hacer las cosas de cierta manera, y su música siempre se mueve por lo que él necesita transmitir en el momento, sin más pretensiones que obedecer a esos impulsos internos, a eso que llamamos “inspiración” y que nunca está muy claro lo que significa. De esa necesidad y esa inspiración nos habla el propio autor:

Abril, Un Sueño

Una composición puede estar o no marcada por un hecho en concreto, pero casi siempre ocurre que el autor acaba plasmando parte de sus vivencias en la partitura, de manera consciente o inconsciente. Abril es un mes, es primavera, es nombre de mujer, es una ilusión, un sueño hecho realidad, pero también puede ser tristeza, lamento, carencia…

La inspiración para escribir esta partitura no viene dada por una revelación de un sueño, ni nada fuera de la propia realidad, únicamente he querido plasmar mi descripción de ese mundo tan ilusionante como son los sueños; de aquellas metas que algún día soñamos realizar y que a veces se realizan y en otras ocasiones fracasan o no somos conscientes de su éxito. Esa unión entre la realidad y la ensoñación es lo que he querido reflejar haciendo un paseo por los diferentes momentos de ese mundo, el de los sueños, que supone un auténtico misterio para nosotros.

  1. I.                    Conciliación: Es el momento en el que abandonamos la realidad para pasar al estado de profundo sueño, ese nexo de unión es el que he querido reflejar en este momento, uniendo dos temas a modo de danza, temas que aunque se presenten en diferentes tiempos, al final conjugan perfectamente.
  2. II.                  Sueño: Estamos en lo dulce, en la delicadeza, en algo que no queremos tocar para no romperlo, cuando soñamos no somos conscientes de lo estamos haciendo, quizás la propia vida sea un sueño. Este movimiento quiere trasmitir sentimiento, es donde se va elaborando un sueño, donde se fabrican las ilusiones, donde volamos a una paz que algún día deberá llegar.
  3. III.               Despertar: Nunca quieres que termine un sueño, no quieres volver a la realidad por muy buena que ésta pueda ser, ese momento donde vemos que los sueños se alejan, cuando la ilusión se pierde, cuando no hay más motivos para despertar, sólo el seguir soñando. Es una lucha entre la realidad y lo irreal, donde finalmente prevalece la tristeza de que ese sueño no era real, de que nunca más volverá a realizarse, una despedida….
  4. IV.                Paz: La realidad llega, ese momento de tranquilidad por haber tenido un sueño agradable, donde con ningún esfuerzo has podido fabricar algo bello; en esa facilidad sin complicaciones se basa este tiempo, algo simple, sencillo, puede ser grandioso.

Para mí hay tres elementos fundamentales sobre los que se basa esta obra: la alternancia de compases, especialmente en el primer movimiento y en el tercero, el gran papel de la percusión, y el trato de las disonancias, con recursos armónicos que utiliza por primera vez. En esta obra hay un amplio abanico de influencias y recursos: desde elementos étnicos, flamenco, bolero, sinfonismo… Pero lo más importante es que nada está puesto al azar; cada elemento tiene su sitio, tiene su función y su porqué, con lo cual el resultado es una gran obra que no deja indiferente, y que sin duda será referencia. 

El primer movimiento, Conciliación, como bien dice el autor, es un movimiento de danza. Hay una constante alternancia entre la subdivisión binaria y ternaria (muy propio del flamenco). Tras un inicio misterioso, con un primer tema, el resto es pura energía, se respira vitalidad. Tiene un segundo tema muy reconocible, del cual aparecerá algún motivo en los sucesivos movimientos, dando continuidad y coherencia a la obra. 

Después pasamos al Sueño, segundo movimiento, que comienza con unos suaves acordes de novena que ayudan a crear ese ambiente onírico. Cuando estamos sumergidos en lo etéreo, aparece el oboe para presentar el tema principal de este movimiento, de carácter pausado y delicado. Después hay una sección de puente, más movida, con reminiscencias al primer movimiento, y volvemos al tema antes presentado por el oboe, ahora con un tutti y en forma de bolero. Termina de forma dulce.

Tras el sueño viene el Despertar, que como dice el autor, no siempre es agradable. Tomar consciencia no es fácil, y por eso empieza con un fugato que va creando tensión, hasta que explota en un nuevo tempo rápido. Vuelven las alternancias de subdivisión, nerviosas, transmitiendo la idea de lucha. Los graves hacen una melodía con cadencias frigias, mientras las maderas agudas contribuyen a la tensión con disonancias, recurso arriesgado que aunque puede no convencer al principio encaja perfectamente. Este frenesí se va apagando para dar paso a otra sección más tranquila, con un solo de trompeta con sordina, que supone la aceptación de la realidad, aunque con tintes melancólicos. Este final tiene carácter trágico, y se apaga con una serena tristeza.

Por último, el cuarto movimiento empieza como su título indica: Paz. Se reconoce nada más empezar por su estabilidad en el modo mayor, que aporta serenidad. La sencilla melodía es un gran canto coral, un canto a la paz y a la esperanza, donde se ven reflejados nuestros anhelos. La percusión juega un importante papel. El final viene marcado por un motivo del primer movimiento, recurso muy utilizado por Víctor en sus composiciones para redondear sus obras, para darles sentido cíclico.

Una última reflexión del autor dice que:

Los sueños deben ser interpretados como metas que con trabajo y esfuerzo debemos intentar conseguir, o por lo menos poner todo nuestro esfuerzo en conseguirlos. Espero que con esta música podáis imaginar cuáles son vuestros sueños, y que os ayude a alcanzarlos. Para mí esto ya es un sueño, gracias a todos por hacerlo realidad.

Extraído del artículo de Javi Tejero, ABRIL EN PLENO INVIERNO.

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos